Uruguay/ Las máquinas de identificación facial ya están ubicadas en la puerta de embarque 8 del Aeropuerto de Carrasco. Dentro de algunas semanas, pasajeros de LATAM Airlines serán los primeros en usar el embarque biométrico, que identifica a la persona escaneando su rostro. Corporación América, gestora de la terminal, está poniendo en práctica nuevas soluciones tecnológicas en Montevideo: las pasarelas de arribos ya son una realidad, y también el monitoreo de las esperas en tiempo real y predictivo.

Sin papeles, documentos, ni huellas. A mediados de este año el Aeropuerto de Carrasco comenzará a experimentar con la identificación biométrica usando sólo la información del rostro de los pasajeros, en una de las salas de embarque en conjunto con LATAM Airlines. Este proceso es similar al de KLM en Los Angeles, que ha reducido a un tercio el tiempo de embarque: suben 350 pasajeros a un A 380 en 20 minutos. O en Aruba, donde el embarque es automático, sin filas, 100% biométrico.

Ricardo Cerri, Chief Technology Officer de Corporación América en Uruguay, destacó en el III Congreso Iberoamericano de Turismo que el Aeropuerto de Carrasco está siendo empleado como escenario de pruebas y aplicación de tecnologías dirigidas a “digitalizar el pasaje del pasajero”.

Las pasarelas biométricas en arribos de Carrasco están operativas desde diciembre 2016.
Las pasarelas biométricas en arribos de Carrasco están operativas desde diciembre 2016.

“Va a ser el primer aeropuerto con flujo biométrico por el rostro, en América del Sur”, afirmó. El gestor aeroportuario está también aplicando tecnología dirigida a registrar y analizar la huella digital que va dejando el pasajero: cómo se mueve en el aeropuerto, cuánto tiempo espera, por dónde circula. De esta información se puede hacer un uso comercial, de seguridad, de flujo de tráfico y comportamiento así como análisis predictivos, señaló Cerri.

“La seguridad y la facilitación son dos fuerzas opuestas: la biometría procura balancearlas”, puntualizó.

Según un estudio de IATA (agosto 2017) el 64% de los encuestados estaba a favor del uso de biometría para puntos de control; 72% con el selfboarding; y el 74% respondió que 10 minutos es lo máximo que está dispuesto a esperar en fila. Cerri conversó con HOSTELTUR LATAM tras su presentación en el Congreso.

¿Cuál es la siguiente etapa en la aplicación de herramientas tecnológicas en el Aeropuerto de Carrasco?

En diciembre de 2017 duplicamos la capacidad de las pasarelas de arribo, de dos a cuatro, aparte de extender la cantidad de nacionalidades, que ya son 33. En las salidas se pusieron tres pasarelas en el control migratorio para uruguayos únicamente, y junto con Migraciones hay que ir viendo que otras nacionalidades serían elegibles para utilizarlas. En la puerta 8 hemos colocado dos pasarelas con biometría, que a mediados de este año nos van a permitir, con LATAM Airlines -estamos trabajando fuertemente juntos en esto de innovación- que los pasajeros puedan subirse al avión utilizando el rostro, literalmente.

¿En el preembarque cuál es el cambio que se introducirá?

Hay obras en lo que es el chequeo de preseguridad, el control de preembarque, que van a estar operativas de acá a un mes. Se va a validar la tarjeta de embarque contra los sistemas de las aerolíneas. Es un punto que había que automatizar para incluir más seguridad.

¿Y las filas en los rayos X?

Lo que habría que atacar en algún momento es el puesto de seguridad de la Policía Aérea Nacional, que no nos compete la operativa de eso. Más allá de las máquinas de Rayos X que hay, es un cuello de botella. Lo que sí estamos haciendo es medir en tiempo real con tecnología cuánto tiempo se está demorando en determinado momento, para solicitarle a la Policía Aérea que abra puestos adicionales de control, lo cual no significa que siempre se pueda, Pero sí saber cuándo hay un problema y nos alerte, tanto en tiempos reales como predictivos.

Ricardo Cerri, Chief Technology Officer de Corporación América en Uruguay, en el III Congreso Iberoamericano de Turismo.
Ricardo Cerri, Chief Technology Officer de Corporación América en Uruguay, en el III Congreso Iberoamericano de Turismo.

¿Cómo impactaron las medidas de seguridad adicionales dispuestas por EEUU el año pasado?

Todo lo que es seguridad va en contra de lo que es facilitación. El pasajero no valora la seguridad cuando sufre ese control en carne propia. Es necesario comprender que se hace por un motivo y que se debe cumplir ciertos procedimientos solicitados, en este caso por EEUU. Puntualmente impactó a American Airlines solamente, por lo que fue un caso aislado particular. American tiene un proceso de seguridad mayor que el de las otros aerolíneas y es un control propio de ellos.

Montevideo es un laboratorio de prueba del uso de la tecnología. ¿Esas experiencias ya fueron llevadas a otros aeropuertos?

En Ezeiza acaban de inaugurar las pasarelas biométricas, que son exactamente las mismas que acá. Aeroparque está en obra para instalarlas. Brasilia está en pruebas de concepto, los aeropuertos que tenemos en Italia -Florencia y Pisa- están licitando para adquirir este tipo de tecnología. También en el monitoreo de los tiempos de espera se están replicando las experiencias en otros aeropuertos de la región. Tratamos de que acá se pruebe, que realmente se entienda que la tecnología es destinar recursos, probar, y luego expandirlos.

¿Qué evaluación hacen de los resultados y la respuesta de los usuarios?

Venimos muy bien con las pasarelas, veremos cómo nos va con este control biométrico end to end que es único en toda Sudamérica. Hasta ahora un 35% a 40% de los pasajeros elegibles, que es una franja muy alta, está utilizando las pasarelas biométricas. Aparte de reducir el tiempo del que pasa por la pasarela, el que va al puesto manual también se ve beneficiado porque tiene una mejor atención y con menores tiempos de espera.  

¿Cómo funciona el reconocimiento facial?

La biometría que más ha madurado en la industria aeronáutica global ha sido la de rostro. ¿Por que? Porque evita que uno apoye una parte del cuerpo en un dispositivo que ha sido usado por miles de personas, como el de huella, que tiene un tema higiénico. Por eso ha prosperado mucho el de rostro. Los pasaportes biométricos utilizan el rostro y no se registra la huella dentro del pasaporte. La foto está en el chip del pasaporte biométrico.

¿El rostro es más seguro que la huella hoy?

Hay varias estadísticas de niveles de seguridad por cada tipo de registro, ventajas y desventajas, cuántos errores por cada cuantos millones de pasajeros podés tener. Por eso son procesos asistidos. Las pasarelas trabajan con una forma de autoservicio, pero están siendo operadas por un oficial de Migraciones que monitorea lo que sucede. Si el algoritmo duda del reconocimiento facial se le pide la huella, si la huella también falla es el operario que tiene que tomar la decisión de si el pasajero coincide con la foto del chip y es de alguna manera el único proceso manual que se produce en esa instancia.

Javier Lyonnet / Montevideo, Uruguay (javier.lyonnet@hosteltur.com) 
Noticias del sector turístico de Latinoamérica en Twitter
222 0

No están habilitados los comentarios en esta noticia o es una noticia antigua.

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.X
noticia 194300_embarque-facial-aeropuerto-carrasco-sera-primero-sudamerica.html 3 102259 00