Opinión/ Los CEOs de las principales hoteleras norteamericanas se reunieron el pasado lunes 5 de junio en la Conferencia de la Industria del Sector Hotelero que se celebró en el hotel Marriot Marquis de Time Square en Nueva York, para analizar el crecimiento de Airbnb Inc. en los Estados Unidos mediante el desarrollo de los denominados “Shadow Hotels”. 

Se quejaron de la ventaja que supone para Airbnb gestionar múltiples propiedades no reguladas por las leyes del sector, que evitan el pago de impuestos y que reducen sustancialmente los costes normativos frente a la industria hotelera legal. 

Mark S. Hoplamazian (de Hyatt Hotels) y Sebastien Bazin (de AccorHotels) dijeron que la prioridad en el sector era que las ciudades (en EE.UU. tienen competencia normativa) regularan los “hoteles ilegales” de Airbnb y la consiguiente actividad ilegal que, sin duda, repercutía en la sana competencia del sector. El CEO de Hyatt manifestó que: “la website (Airbnb) se basó en la idea original de alquilar habitaciones de casas (con sus residentes) sin embargo siento que se ha convertido más bien en un Shadow Hotel Organization… it’s not a natural market place”. 

El señor Bazin, cuya empresa tiene su sede en París, llegó a manifestar que el 90% de los clientes de Airbnb no declaran impuestos “yo no estoy pidiendo a Airbnb que pare su negocio, solo quiero asegurarme que tienen las mismas restricciones que nosotros tenemos” dijo el dirigente de AccorHotels. 

En todas las ciudades americanas el crecimiento de Airbnb es sobresaliente: Austin, Boston, Chicago, Los Ángeles, Miami, Nueva York… en Seattle y New Orleans el número de unidades de alojamientos se ha duplicado en un solo año y en Nashville ha crecido un 160%, confirmó la Asociación Hotelera Norteamericana. 

El patrón, por tanto, se repite. Pues sea norteamericano o español se está exigiendo una regulación clara y que tratándose del sector de alojamiento, no haya hoteles en la sombra o ilegales como señalaba la Conferencia en Nueva York. Se busca competir en el sector de forma natural y con las mismas condiciones. Así de sencillo. Y si no se les puede aplicar la misma normativa es que no pueden operar como tales. 

Si no fuera así, ¿Se imaginan que la moda fuera que en los pisos o apartamentos de cualquier ciudad se pudieran poner quirófanos, clínicas o simples PACs de asistencia fuera del cauce regulatorio de la Sanidad? Aunque sin duda sería un complemento retributivo para los propietarios, nadie en su sano juicio lo aceptaría. 

Parece que toda la falta de rigor en la aplicación de normativa de hoteles (a Airbnb) sobre sanidad y seguridad de los clientes no nos alarma cuando estamos hablando del sector turístico. Cuando son realmente hoteles en la sombra (Shadow Hotels) como dice la International Industry Investment Conference. Es sorprendente. Quizás el incendio de una torre de pisos nos debería obligar a pensar en ello. 

21 0
Escribe tu comentario

Escribe tu comentario







Avisar por email si hay respuestas
Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.X
noticia 116900_grandes-hoteleras-eeuu-exigen-respuesta-hoteles-ilegales-airbnb.html 3 99520 00