Los viajes de lujo constituyen un segmento con gran potencial, demostraron su resistencia en los momentos más duros de la crisis y se prevé que sigan creciendo, pero las prioridades y exigencias de estos turistas cambian. Ahora la experiencia  se convierte en el pilar fundamental de sus preferencias.

¿Cómo atraer a este turista de alto poder adquisitivo? Existen varios tipos de consumidores de lujo. Una investigación realizada por la agencia de medios de comunicación y marketing Mindshare distingue hasta cinco grupos.

Por un lado, están los ‘luchadores’, el 24% del total, para quienes el lujo es una evidencia del éxito; los ‘trendsetters’ o creadores de tendencias, el 16%, que consideran el lujo como una forma de diferenciarse de la mayoría; y los ‘estetas’, el 17%, un grupo con una amplia mayoría femenina, para quienes el lujo es la cima de la estética y el diseño.

Las exigencias que demanda el turismo de lujo hoy

Por otro lado, están los ‘only the best’, el 23%, ven el lujo como la expresión de la calidad insuperable, y, por último, ‘confort en primer lugar’, suponen el 19% y el lujo es una forma de vida con significado. Es el grupo con los integrantes de más edad -el 42% tiene más 65 años-. En lo relativo a los viajes, entre los conceptos que más valoran destacan la personalización y la exclusividad.

Un viaje de lujo viene determinado por la singularidad de la experiencia, según la opinión del 30% de los entrevistados en un informe de The Blueroom Project y sus socios de Pangaea Network.

VIAJERO MUY DISPUTADO

Un turista de lujo suele tener un nivel de ingresos superior a los 150.000 euros anuales y acostumbra a repetir destino y alojamiento, según el estudio “Turismo de lujo: retos y oportunidades” de Ostelea, centro universitario español especializado en la formación de directivos de la industria de la hospitalidas y el turismo.

Se convierte así en un viajero muy disputado por la industria turística a nivel global. España, por ejemplo, se ha propuesto conquistarle. De hecho, el llamado turista cosmopolita centra la actual estrategia de Turespaña, aunque el organismo de promoción no habla de turista de lujo, sino de “alto poder adquisitivo”.

EXPERIENCIAS EXCLUSIVAS

Un reciente estudio realizado por la compañía Travel Leaders Group, una de las agencias de viajes más grandes de Norteamérica, destaca también que los viajeros de lujo están interesados en experiencias exclusivas. Para el 66% de los encuestados -con más de una respuesta posible-, lo más importante es un tour exclusivo; para el 51%, el vehículo privado con conductor; un 46% se decanta en primer lugar por experiencias culinarias personalizadas; un 39% por villas privadas o casas, y el top cinco se completa con un 25% que prefiere una playa privada o una isla.

Algunos de los colaboradores de dicha compañía que han participado en el estudio detallan algunos de los ejemplos de los productos exclusivos que han ideado para sus clientes, en lugares muy distintos y con temáticas muy diferentes.

Uno de ellos explica que le gusta enviar a los clientes a disfrutar de una experiencia detrás de escena con la Guardia de la Reina, en el Reino Unido, mientras se preparan para tomar sus puestos en el Palacio de Buckingham antes del cambio de guardia, lo que les permite conocer de cerca la pompa y las circunstancias británicas.

Otro de ellos organizó un viaje para que una familia pudiera disfrutar de una audiencia privada en Japón con los últimos espadachines Samurai que quedan. La posibilidad de conocer de primera mano este antiguo arte supuso para ellos una vivencia única, explica.

COMPROMISO SOCIAL

Para estos turistas es importante la idea de individualidad y de sentirse únicos, pero al mismo tiempo desean sentirse parte del destino, aunque sin renunciar a la comodidad y la personalización. Además, el lujo no está reñido con el compromiso social y medioambiental y, de hecho, se aprecia también un interés por los temas sociales. Según el citado informe de Ostelea, se muestran interesados en que su visita se enmarque en actuaciones y proyectos con apoyo social y con poco impacto en el entorno, entre otras cuestiones.

Asimismo, un estudio realizado por la guía de destinos y hoteles de lujo Condé Nast Johansens –que ha encuestado a más de 700 usuarios de 60 países- concluye que los viajeros de lujo están cada vez más concienciados con el medio ambiente, lo que les lleva a decantarse por destinos que son respetuosos con el entorno e impulsan acciones para frenar su impacto medioambiental. De hecho, el 74% de los entrevistados asegura sentirse mejor si el hotel toma medidas para reducir sus emisiones de carbono.

El turismo de lujo seguirá creciendo en los próximos años. Un informe elaborado por Amadeus en colaboración con Tourism Economist prevé que se incrementará un 6,2% hasta 2016. También el documento de The Blueroom Proyect pronostica un avance superior al 6% en los próximos dos o tres años.

Este reportaje forma parte de los contenidos de la revista HOSTELTUR de junio.

Carmen Porras
Redactora en Economía

70 0

No están habilitados los comentarios en esta noticia o es una noticia antigua.

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.X
noticia 116800_exigencias-demanda-turismo-lujo-hoy.html 3 102941 00