El Gobierno cubano considera que el embargo económico que Estados Unidos mantiene sobre Cuba y la prohibición a los ciudadanos de ese país de visitar la isla con fines turísticos le cuestan a sus arcas 1.500 millones de dólares anuales, según datos publicados hoy en la prensa estatal.

El turismo es el ámbito más afectado por las restricciones financieras y comerciales que Estados Unidos impone al país caribeño, que cifra en casi 1.702 millones de dólares las repercusiones sobre el sector entre abril del 2016 y junio de este año, asegura una información del diario Juventud Rebelde.

Las autoridades cubanas estiman que si los turistas estadounidenses pudieran viajar libremente a Cuba, la isla ingresaría por esas visitas 1.500 millones de dólares anuales. También cifra en 15 millones de dólares al año lo que podría obtener por atraque de yates procedentes de EEUU con estancias promedio de una semana.

Tras el deshielo entre los dos países anunciado en diciembre del 2014, la administración del entonces presidente Barack Obama relajó algunas de las sanciones sobre Cuba y aprobó doce categorías para flexibilizar los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla por motivos -entre otros- religiosos, culturales, educativos, de ayuda humanitaria o los intercambios personales con el pueblo cubano.

La Habana.
La Habana.

Dichas medidas se tradujeron en un fuerte aumento de visitantes de Estados Unidos: en 2016 viajaron a Cuba 285.000 personas, mientras que entre enero y mayo de este año lo hicieron 284.565, según datos oficiales.

Sin embargo, el actual presidente de EEUU, Donald Trump, contrario a las políticas de su antecesor hacia Cuba, ha anunciado que impondrá nuevas limitaciones a los viajes y vetará los individuales, aunque todavía podrán hacerse en grupo.

Las valoraciones económicas publicadas ahora se inscriben dentro de la campaña de información sobre las repercusiones del embargo estadounidense que Cuba despliega cada año semanas antes de presentar ante la Organización de las Naciones Unidas una resolución de condena a esta medida.

El año pasado el texto obtuvo 191 votos a favor y solo se abstuvieron EEUU e Israel; fue la primera vez que Washington no votó en contra de la resolución, que desde 1992 se presenta cada año en la ONU.

La votación de este año, prevista para noviembre, se producirá además entre fuertes tensiones bilaterales a causa de los misteriosos "ataques sónicos" sufridos por más de veinte diplomáticos estadounidenses en la isla y a los que EEUU ha respondido retirando a dos tercios de su personal diplomático en La Habana.

También ha expulsado a quince funcionarios de la embajada cubana en Washington y ha recomendado a sus nacionales que no viajen a la isla caribeña.

El Gobierno estadounidense no ha culpado, por ahora, al cubano por los ataques que han causado síntomas físicos a varios de sus diplomáticos en la isla, pero sí acusa a La Habana de no haber cumplido con su obligación de garantizar la seguridad de los funcionarios estadounidenses en su territorio.

Cuba niega por su parte haber tenido ninguna implicación en los incidentes y considera que las decisiones tomadas por EEUU en las últimas semanas son "precipitadas", "injustificadas" y obedecen a motivos políticos. 

14 0

No están habilitados los comentarios en esta noticia o es una noticia antigua.

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.X
noticia 113340_turismo-cuba-pierde-us-1500-millones-bloqueo-eeuu.html 3 100604 00