El big data no se limita a recopilar los datos del cliente que va dejando en sus transacciones o en internet, sino que, como ha explicado Carlos Chaguaceda, director general de Turismo de la Comunidad de Madrid, “se trata de conocer a los clientes que queremos ganar. El desafío es la calidad, no la cantidad. Llenar un destino en términos de marketing no es difícil; lo complicado es que sea con la gente que quieres llenarlo, aquélla que genere más riqueza, impuestos, puestos de trabajo y bienestar para los ciudadanos”. Así lo ha asegurado en el Primer Congreso Mundial de Destinos Inteligentes, organizado por la OMT (Organización Mundial del Turismo), que se está celebrando en Murcia y en el que HOSTELTUR está presente.

Esa información, según ha apuntado Chaguaceda, “puede conocerse a través de las pautas de comportamiento, porque todo lo que hacemos va dejando rastro: el móvil, la tarjeta de crédito, etc. Lo importante es la interpretación de ese dato con inteligencia. En una realidad tan competitiva los datos nos colocan en pie de igualdad con los más listos de la clase; es la capacidad de analizarlos, la inteligencia, lo que nos da prioridad”.

María Garaña, vicepresidente de Microsoft Business Solutions para EMEA (Europa, Oriente Medio y África), va un paso más allá y afirma que “lo importante no es la inteligencia, sino la acción que genera, por lo que los proyectos, o mejor dicho, los programas, deberían empezar por esa acción”.

Para Mariana Mangiarotti, directora general de Inteligencia de Mercado y Observatorio del Turismo de Buenos Aires, el valor reside en “encontrar la historia que hay detrás de esa inmensidad de datos, y para eso resulta fundamental la labor de los analistas”.

Mesa redonda en el marco del Congreso de la OMT sobre el Sistema de Inteligencia Turística.
Mesa redonda en el marco del Congreso de la OMT sobre el Sistema de Inteligencia Turística.

Una inmensidad de datos que Ariel Juárez, director general de Integración de la Información Turística de Sectur (México), ha definido como “océano de información en el que el gran reto es la continuidad de la misma para que puedan acceder a ella los tomadores de decisiones y se beneficie así toda la comunidad”.

Otro de los retos, añade, es “transmitir correctamente esa información en forma de dato entendible que refleje la realidad en el momento oportuno”. Juárez en este sentido ha puesto como ejemplo la utilización del big data ante un desastre natural como la llegada de un huracán, con el fin de anticipar el número de turistas que va a haber en el país en el momento del impacto y poder así adelantar acciones ante sus posibles consecuencias.

Tres claves

María Garaña ha señalado las tres claves del big data

1.- La visualización: “Las empresas tecnológicas debemos trabajar para simplificar esa tecnología, lo que suele llevar detrás un desarrollo más complejo. El business intelligence debe facilitar que alguien sin idea en tecnología, los gestores de los destinos que no tienen por qué ser expertos en este área, tengan al alcance de la mano los datos que necesitan de una forma sencilla para la toma de decisiones”.

2.- Trabajar con estándares “para poder conectar los nuevos desarrollos a lo que ya existe para lograr una óptima interoperabilidad”.

3.- Y finalmente ha querido dejar claro que “esto va de personas; no importa tanto el qué sino el cómo”.

14 0
Escribe tu comentario

Escribe tu comentario







Avisar por email si hay respuestas
Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.X
noticia 141900_big-data-clave-conocer-clientes-queremos-atraer.html 3 98456 00